Productores de energía fotovoltaica buscan impulsar en Zaragoza la generación de electricidad en los pueblos

La Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier) celebra en el Edificio CREA de Zaragoza una jornada sobre generación social fotovoltaica, enmarcada en la III Edición del Camino del Sol. En el acto intervendrán el delegado de Anpier en Aragón, Jorge Edo Albácar, y presidente de la asociación, Miguel Ángel Martínez-Aroca.

Con el eslogan “Las familias queremos participar en la producción de energía”, esta asociación está recorriendo toda España, con 27 actos programados, para trasladar a la ciudadanía, a los medios de comunicación, a los políticos y a los responsables de todas las administraciones autonómicas, las urgencias que en materia energética se han de afrontar en España y en las que deben implicarse todos y cada uno de ellos.

Anpier promueve en esta edición el impulso de la generación renovable y social de la energía, reclamando un papel activo para los ciudadanos, algo que sólo será posible si un nuevo marco normativo lo permite, puesto que las restricciones legales actuales bloquean el acceso de los españoles a la generación en cualquiera de sus modalidades: bien a través del autoconsumo, bien mediante parques sociales que proporcionen energía a la red general.

En este sentido, Anpier ha creado una aplicación, en la Web del Camino de Sol (www.caminodelsol.org), que permitirá visualizar el potencial generador de energía fotovoltaica de todos y cada uno de los municipios aragoneses de hasta 100.000 habitantes: ahorros posibles por autoconsumo, ahorros municipales e incluso los ingresos que podría obtener cada localidad a través de proyectos sociales de generación.

Como ejemplo, de todos los que ofrece la aplicación, si dos de cada diez familias bilbilitanas -que en este municipio serían 1.346 familias- destinaran 16.500 euros en una instalación cooperativa de generación fotovoltaica, lograrían los siguientes resultados: participaciones de 20 kW por familia, que supondría un parque de 27 MW, cuyos ingresos totales alcanzarían los 37.000.000 euros transcurridos 25 años, a repartir entre las familias inversoras. Unos retornos económicos que se quedarían en la comarca.

En el caso del autoconsumo en viviendas privadas, el consumo eléctrico del 30% de las familias de Calatayud alcanza los 6.000.000 KWh/anuales, y la potencia total necesaria del conjunto de todas estas instalaciones de autoconsumo sería de 4 MW. Pues si un 30% de las familias que residen en la ciudad de Calatayud instalaran sistemas de autoconsumo fotovoltaico lograrían, 25 años después, ahorrar 16.000.000€ en gasto energético. Un montante que también se quedaría en la ciudad.

Con respecto al autoconsumo para edificios públicos y alumbrado de Calatayud, el requerimiento eléctrico de los edificios públicos estimados estaría en el entorno de los 9.000.000 KWh/anuales y en el alumbrado público exterior en 3.000.000 Kwh/anuales aproximadamente, por lo que, se necesitaría una planta de autoconsumo municipal para autoabastecer el 75% de los requerimientos eléctricos totales de 5 MW, que tendría un coste de 4.262.000 euros y un ahorro anual para las arcas municipales de 1.200.000 euros. El retorno de la inversión, teniendo en cuenta el ahorro acumulado durante 25 años, sería de 25.444.000 euros.

Por consiguiente, con una central fotovoltaica cooperativa de tan sólo 27 MW para la venta de la energía a la red, con autoconsumo fotovoltaico en el 30% de las viviendas privadas y con autoconsumo municipal para edificios públicos y alumbrado, Calatayud y sus habitantes dispondrían de un beneficio total, al cabo de 25 años, de 56.000.000 euros. Con lo que se evitaría anualmente 22.300 toneladas de CO2. Esto no sólo beneficiaría a las familias fotovoltaicas, sino que generaría un efecto económico multiplicador en otros sectores de la ciudad, al disponer los ciudadanos de más renta, y supondría un menor gasto municipal; además, crearía cientos de puestos de trabajo en el territorio para la instalación y el mantenimiento de estas dotaciones de generación distribuida.

Camino del Sol

Durante este Camino del Sol 2017 se escucha la voz de las 62.000 familias españolas, 2.000 aragonesas, que destinaron sus ahorros e hipotecaron sus bienes para apoyar el desarrollo de un nuevo modelo energético en España solicitado por el propio Estado, y que ahora ven como este Gobierno sí indemniza a los inversores foráneos.

Anpier alertará también de la gravedad que supone la destrucción del colectivo de las 62.000 familias fotovoltaicas y denunciará que el Gobierno pretende «expulsar a estos pequeños operadores y disuadir a la sociedad de acceder a este mercado para mantenerlo en modo oligopolístico».

Comparte esta noticia:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies