Montaña Segura realiza más de 9.000 encuestas en el Pirineo para fomentar la responsabilidad

La campaña Montaña Segura encuestó el año pasado a 9.021 barranquistas y senderistas para estudiar el perfil de los practicantes de actividades en el medio natural, aportar información de seguridad en relación a las actividades que practican y hacerles conscientes de que su seguridad es su responsabilidad. El objetivo de esta iniciativa es prevenir incidentes y accidentes en montaña y conocer si existe un perfil de practicantes de estas actividades que tiende a ser rescatado con mayor frecuencia, una información imprescindible para definir campañas de educación y sensibilización en seguridad en montaña.

Las encuestas se hicieron de forma presencial en el Pirineo aragonés y la Sierra de Guara, entre el 18 de julio y el 28 de agosto, a lo largo de 60 jornadas de encuestas distribuidas en 11 lugares y rutas con elevado número de visitantes. En total, se ha entrevistado a 2.668 grupos a lo largo de 283 horas de presencia en el medio natural y la información se ha registrado sobre tres tipos de encuestas diferentes: encuesta básica para montañeros, encuesta de cima para Aneto y Monte Perdido y encuesta para barranquistas. De esta información, se extraen diferentes tipos de practicantes: senderistas, alta montaña, Aneto, Monte Perdido y barranquismo, cuyos resultados completos se pueden consultar en la página de Montaña Segura.

Según las encuestas realizadas en el Pirineo aragonés en el verano de 2019, se extrae que el 88% de los grupos que practican senderismo dicen estar acostumbrados a estas actividades, van mayoritariamente en grupos de dos o más de tres personas (el 51% y 24%, respectivamente, de los encuestados) y solo el 1% lo practican con guía. Además, todos los encuestados aseguran llevar teléfono móvil, pero un 39% no lleva mapa, un 44% no lleva ni brújula ni GPS y un 57% no lleva botiquín. Asimismo, en un 17% de los casos los encuestados practican senderismo con calzado inadecuado (calzado urbano) y un 8% no lleva mochila.

En cuanto a los grupos que practican alta montaña, el porcentaje de encuestados que aseguran estar acostumbrados a estas actividades asciende hasta el 95%. En esta ocasión, también van mayoritariamente en grupos de 2 (48%) y de 3 o más personas (21%) y solamente un 2% practica la actividad con guía. Sobre su equipamiento, todos los encuestados llevan teléfono móvil, pero un 33% no lleva mapa, un 31% no lleva ni brújula ni GPS y un 35% no lleva botiquín. Además, el 4% de los casos no lleva mochila y el 3% practica la actividad con calzado urbano, destacando en estos casos el uso de zapatillas tipo trekking-trailrunning, con suela de montaña pero con el tobillo desprotegido.

Las encuestas realizadas en la ruta normal al Aneto (Portillón Superior) indican que el 48% de los consultados lleva más de 10 años practicando esta actividad, mientras que un 8% asegura no tener experiencia en montaña y otro 6% la lleva practicando 2 años o menos. Además, un 21% no ha ascendido nunca ningún pico de 3.000 m y otro 21% ha ascendido más de diez cimas de estas características. El 99% lleva teléfono móvil o radio, pero un 59% no lleva mapa, un 39% no lleva ni brújula ni GPS y un 44% no lleva botiquín.

El 16% de los montañeros realiza la ascensión en solitario, aunque la mayoría lo hacen en grupos de dos (42%) o de más de tres personas (23%). Además, aunque el 100% de los encuestados va equipado con mochila, un 26% calza zapatillas poco adecuadas y un 24% va con pantalón corto, a pesar de que está totalmente desaconsejado transitar por el glaciar con esta prenda. Finalmente, solo el 17% de los encuestados lleva casco y un 34% no lleva piolet y otro 8% carece de crampones, cuando ambos materiales se consideran imprescindibles para progresar con seguridad por el nevero o glaciar.

Las encuestas realizadas en la ruta normal a Monte Perdido señalan que el 18% realiza la ascensión en solitario, siendo mayoría los grupos de dos (49%) o de más de tres personas (18%). Solo el 2% de los grupos van con guía y el 99% llevan móvil o radio, pero el 37% va sin mapa, el 38% sin brújula ni GPS y el 33% sin botiquín.

Además, frente al 51% de encuestados que lleva más de 10 años en la práctica de alta montaña, un 7% dice no tener experiencia y para el 24% de los encuestados se trata del primer ascenso a un pico de 3.000 m. Mayoritariamente van con bota (53%), aunque un destacado 45% lleva zapatilla tipo trailrunning. Un 49% va con pantalón corto y un 41% con pantalón de montaña y nueve de cada diez llevan mochila.

Finalmente, según las encuestas realizadas a barranquistas en la Sierra de Guara, destaca que el 75% de los grupos lleva guía. De los que practican la actividad sin guía, un 68% de los grupos conocía la normativa vigente, el 31% se considera experto, el 83% de los grupos iba con algún barranquista que ha descendido más de 15 barrancos en su vida y el 35% está federado para la actividad. Además, el 91% de los grupos se había informado presencialmente sobre el barranco en la zona.

En cuanto al equipamiento, el 100% de los encuestados lleva neopreno y casco; el 92% de los grupos lleva algún sistema de comunicación, el 95% lleva bidón estanco, y un 71% lleva botiquín. Un 90% lleva, además, material técnico de barranquismo.

UN ESTUDIO CON LARGA TRADICIÓN

Montaña Segura realiza encuestas en verano desde sus inicios, entrevistando sobre el terreno a excursionistas en el Pirineo (1999-2011) y a barranquistas en la Sierra de Guara (2005-2010). Tras una pausa para abordar nuevas líneas de trabajo, en el verano de 2016 se retomó de manera puntual la campaña en el Pirineo y desde 2018 se ha ampliado la campaña de encuestas al colectivo practicante de actividades en montaña y barrancos.

Comparte esta noticia:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies