El quebrantahuesos “Montañesa” contribuirá a la recuperación de la especie en el norte de España

El director general de Medio Natural y Gestión, Diego Bayona, ha conocido de primera mano la iniciativa llevada a cabo por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos y el Gobierno de Aragón con el pollo “Montañesa”. Por un lado, pretende contribuir al contacto social con los pollos de primer año liberados en el Parque Nacional de los Picos de Europa y por otro, intentar constituir una unidad reproductora en el Parque Zoológico del Eco Museo de Aínsa (Huesca).

El pasado mes de julio, técnicos del Gobierno de Aragón recogieron en la Garcipollera a una hembra de quebrantahuesos que presentaba una fractura del radio y luxación compleja en el ala izquierda probablemente producida por el impacto contra algún tipo de elemento rígido o infraestructura. El ejemplar hembra fue trasladada al Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Pastriz, en donde los veterinarios determinaron la complejidad de su lesión y la irreversibilidad de la misma como ave irrecuperable y sin posibilidades de vida en libertad.

La primera fase fue un éxito, contribuyendo notablemente a la fijación de los ejemplares liberados a principios del verano al área de suelta donde se encuentra la plataforma de liberación por “hacking” (crianza campestre en aislamiento humano). Finalizado este proceso a finales de septiembre el ave fue trasladada a las instalaciones del Eco Museo de la Fauna Pirenaica/Pirineos Bird Center del castillo de Aínsa, un centro de interpretación con una unidad de Parque Zoológico que dispone de instalaciones para aves rapaces irrecuperables.

Esta instalación ya disponía de un macho de cinco años denominado “Huesos” también irrecuperable en este caso como consecuencia de la malaria aviar y de la posterior impronta (humanización por el proceso de cautividad), de forma que la edad coincidente de ambos ejemplares sugería la posibilidad de intentar la formación de una pareja con posibilidades futuras de reproducción. Para este fin se colocó a ambos ejemplares en jaulas paralelas en un proceso de adaptación de una semana, al desconocer si sus diferentes orígenes, al ser uno un ave salvaje y el otro un ave con un alto grado de “humanización o impronta”, podrían dar lugar a conflictos o agresividad manifiesta.

Finalizada la semana de adaptación, se abrió la puerta de una de las jaulas para que los animales tomaran contacto, con la atenta mirada durante 48 horas de técnicos de campo de la FCQ para atenuar cualquier posible interacción agresiva grave. La sorpresa fue mayúscula cuando ambos ejemplares iniciaron pautas de celo recogiendo lana y reconstruyendo un nido artificial creado en la instalación, en la que únicamente se han detectado en estos primeros días de observación la defensa territorial en torno al nido, algo habitual y rutinario en la creación de unidades reproductoras silvestres.

Según el director del Pirineos Bird Center, Oscar Díez, “resulta prematuro dar por creada la unidad territorial o ya no digamos reproductora, este primer invierno es crucial para ver si en el periodo de celo se establecen vínculos más sólidos de pareja, hay que tener en cuenta que todavía están en el límite de la madurez sexual conocida para la especie, y que la media se reproducciones exitosas suele producirse a partir de los 8 años de vida”. En cualquier caso, matiza que “si la situación se consolida se hará todo lo posible para crear esta unidad reproductora y así contribuir con su posible descendencia a otros proyectos de recuperación de la especie a nivel peninsular”.

Por el momento, su llegada ha provocado grandes expectativas entre los escolares de la Red de Escuelas del Quebrantahuesos, y han sido parte de los alumnos del colegio Asunción Pañart de Aínsa los que han decidido mediante votación el nombre de esta nueva hembra a la que han llamado “Montañesa” en honor a una de las montañas más emblemáticas de la Comarca de Sobrarbe. Tan importante es la posible función biológica de estas dos aves, como puede ser el efecto educativo y de sensibilización ambiental que puede tener para locales y foráneos, y apunta “la conservación de las especies necesita condiciones ambientales en la naturaleza, pero también comprensión social de los problemas ambientales y conocer la relevancia que su conservación supone, no nos olvidemos”.

Estas actuaciones desarrollan parte de las directrices del Plan para la Recuperación del Quebrantahuesos en Aragón (Decreto 45/2003 del Gobierno de Aragón), y de la propia Estrategia Nacional para la Conservación del Quebrantahuesos en España (aprobada en el año 2000), y constituyen el imprescindible apoyo al mencionado proyecto de recuperación y reintroducción del quebrantahuesos en las montañas del norte de España.

Comparte esta noticia:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies